Volver
Carne: claves para entender las modas y tendencias que influyen en el consumo
  • Ganadería

  • Carne: claves para entender las modas y tendencias que influyen en el consumo

  • Derribar mitos, trabajar contra la desinformación y la mala información, buscar la evidencia científica generando y conocimiento que llegue a aquellos que tienen dudas o falta de confianza en el producto, señalan desde el sector.

    Las nuevas tendencias observadas en el consumo alimentario tienen que ver con los cuestionamientos que sufren las carnes en general, incluida la vacuna sobre aspectos que hacen a la salud, al bienestar animal y a la sustentabilidad. Y analizando estos cambios el Ing. Agr. MSc Adrián Bifaretti del IPCVA, ofreció una disertación en el marco del Congreso Argentino de Producción Animal, desarrollado esta semana.

    El especialista revisó los resultados de diversas encuestas que se hacen desde el IPCVA, y señaló que cuando se le pregunta al argentino las razones por las que esta habiendo un menor consumo de carne, la pérdida del poder adquisitivo ocupa claramente el primer lugar en las respuestas. Luego aparece la diferencia de precios relativos con respecto a otras carnes alternativas y en tercer lugar figuran cambios de las corrientes alimentarias.

    En esas encuestas se puede ver que los flexitarianos consumen menos carne como también lo hacen segmentos de fundamentalistas como los veganos y vegetarianos. Una cuestión que se observa en los testimonios de los participantes de los Focus Group, es el reclamo respecto de la explotación de los animales. Esta crítica se manifiesta desde muchos movimientos anti especialistas y es uno de los motivos por los cuales hoy se consume menos carne en nuestro país.

    Otro de los motivos más mencionados, es la creencia de que dejando de lado la carne se come de una manera más saludable.

    El tema ambiental saliendo de la COP26 mucha gente tiene la sensación de que la ganadería y la actividad ganadera traen consecuencias negativas para el ambiente y así parece que hay que trabajar muchísimo en generar evidencia científica y educar al consumidor.

    De los Focus Group también se deriva que los más jóvenes, se impresionan al manipular la carne, e incluso un estudio de Inglaterra, muestra esa condición en los más jóvenes. La sangre, la grasa, los nervios, son cuestiones que muchas veces impresionan a lo más jóvenes, señaló.

    Los testimonios de gente que ha participado en esos Focus Groups con conductas flexitarianas se multiplican en las redes. Justamente una de las razones que se esgrimen son los vídeos documentales, que antes no se veían, referidos al detrás de escena de la producción y de la industria frigorífica que terminan causando una no buena imagen y eso es lo que lleva aveces a un menor consumo de carne.

    “Muchos de estos documentales tienen un sesgo que contribuye a generar una imagen negativa de la carne vacuna” dijo el Ingeniero.

    Otra tendencia que se esta viendo es que si un miembro de la familia o pareja termina volcándose a conductas alimentarias como el veganismo o vegetarianismo, otros miembros de la pareja o de la familia se vuelca también a estas nuevas tendencias.

    Se esta viendo cada vez más como tendencia que al formar pareja la conducta alimentaria termina siendo un factor más que define la permanencia de la relación. De hecho, hay sitios y aplicaciones por ejemplo al estilo de Tinder, donde se permiten solo a los veganos.

    Razones para el cambio en el consumo
    Más allá de las generalidades, cuando se analiza cada conducta alimentaria en particular y se indagan las razones para ir bajando el consumo de carne o abandonarlo, en el caso de los carnívoros tradicionales 8 de cada 10 personas estan manifestando problemas de índole económico.

    En el caso de los flexitarianos la cuestión económica tambien aparece pero en segundo lugar, y en primer lugar aparece la idea de que dejando de comer carne, se va logrando de apoco una alimentación más saludable.

    En el caso de los veganos y vegetarianos la principal razón por la cual dejan de comer carne es el maltrato y sufrimiento animal, en segundo lugar la salud y en menor importancia cuestiones económicas y de ambiente. Si se analiza esta tendencia de acuerdo al género de los consumidores se comprende que es un fenómeno más bien femenino, si bien también hay muchos varones que se estan volcando a esta tendencia.

    En lo que hace a segmentos etarios los centennials, el segmento de 18 a 25 años, tienen más inclinación a estas nuevas conductas. Con un 7% de población vegetariana, vs. 1% en la población de más de 50 años.

    Cuando se le pregunta a un argentino, si esta dispuesto a evitar la faena animal, casi un 60% no piensa hacer ningún cambio “voy a seguir comiendo de la misma manera”.

    Un 30% dice que estaría dispuesto a comer menos carne y remplazarla por alimentos de origen vegetal para evitar la faena. Y un 8% directamente estaría dispuesto a abandonar el consumo de carne. Luego hay otras posiciones más participativas con mayor activismo de ir a marchas, promover el abandono del consumo a traves de redes.

    Y tratando de responder si esto es una moda o una tendencia cuando se le pregunta a los argentinos como piensan que se les esta inculcando comer a los más chicos, un 61% dice que se los esta influenciando a que coman menos carne. Ya sea por razones de salud, por maltrato animal o por el medio ambiente.

    Solo un 31% cree que no se les esta inculcando que coman menos carne sino que sigan comiendo de la misma manera, y un 8% de los chicos estarían siendo orientados a abandonar el consumo de carne.

    En los Focus Group hechos por el Instituto, tambien se estudió el proceso que se cumple en una familia cuando los chicos plantean no querer comer más carnes. Y en tal proceso se han identificado diferentes etapas: desde que el chico hace el planteo de no comer más carne en un primer momento se genera la oposición de los padres y se generan conflictos más o menos grandes.

    Muchas veces los padres aceptan, y luego consultan a un pediatra o nutricionista que “acepte la posición de los chicos”, y muchas veces se termina con el acompañamiento y colaboración de los padres que adoptan las nuevas tendencias veganas o vegetarianas, comiendo lo mismo para no complicar la cocina. Redes sociales, cosmética, modas, mucho activismo, “influencers” ayudan en el proceso.

    Esto se traduce en un problema de marketing muy claro que se conoce como un “embudo de marketing” las etapas que va viviendo un potencial comprador o consumidor de un producto, en este caso carne, desde que toma conciencia de que el producto existe, si tiene interés y si efectivamente lo compra.

    Para los argentinos, hasta esta época, no había interferencias y prácticamente “la carne siempre formó parte de nuestra cultura y de nuestra identidad prácticamente se heredaba. Todas las casas se comía carne. Los posibles problemas pasaban por lo económico”.

    Pero ahora hay muchas interferencias y la carne no se hereda sino que hay que elegirla, y los más jóvenes dicen “si mis padres comen carne yo no necesariamente debo comer carne”. Además de las cuestiones económicas se suman los cuestionamientos ambientales, de salud y de maltrato animal entre otras.

    “Entonces el desafío que se planea al marketing es construir nuevos ejes de confianza para que el consumidor pueda volver a transitar ese embudo del marketing y el negocio no vaya perdiendo potenciales compradores o consumidores” dijo.

    “Se necesita derribar mitos, trabajar contra la desinformación y mala información, buscar la evidencia científica generando conocimiento, tratando de que llegue a aquellos que tienen algunas dudas o falta de confianza en el producto” sentenció el Ing. Agr. Bifaretti.

    Fuente:n https://www.clarin.com/rural/carne-claves-entender-modas-tendencias-influyen-consumo_0_qTgRNOwKP.html

    Seguir leyendo
  • 2021-11-23

  • santamarina.com.ar