El alambrado y la ganadería: un aliado de fierro, por ahora
  • El alambrado y la ganadería: un aliado de fierro, por ahora

  • Las cercas virtuales, combinadas con caravanas electrónicas, aportan un control sofisticado de la hacienda.

  • Después del “Martin Fierro” y “El regreso de Martin Fierro”, José Hernández escribió en su obra póstuma “Instrucción del estanciero” -publicada en 1881- que “la modificación de mayor consecuencia introducida en la industria rural ha sido la de los alambrados”.<br><br>La expresión no llamaría la atención si no fuera porque hace referencia a una innovación que había sido inventada apenas unos años antes (1874) en los Estados Unidos y que se había sido presentado en Argentina apenas cuatro años más tarde.<br><br>Curiosamente otro escritor, en este caso Julio Verne, describía unos años antes, en 1870, una innovación que lo terminaría reemplazando finalmente: el uso de la electrificación como un arma defensiva (“Los Relámpagos del Capitán Nemo”) en su libro “Veinte mil leguas de viaje submarino”.<br><br>Tal como sucedió con muchas de otros anticipos visionarios de este gran escritor francés tuvieron que pasar muchos años para que el mismo se hiciera realidad. Las primeras cercas eléctricas para controlar el ganado comenzaron a utilizarse recién a principios de 1930 en los Estados Unidos y la cerca eléctrica moderna (basada en la descarga de un condensador) fue patentada por Doug Phillips en Nueva Zelanda en 1962.<br><br>Esta tecnología llegó rápidamente a la Argentina y -gracias a ella- el alambrado otrora estático y rígido cobró vida para convertirse en el “boyero” eléctrico (un merecido homenaje a los responsables de cuidar la hacienda).<br><br>La expansión y difusión de esta tecnología no fue sencilla. Las primeras variantes demandaban estar conectadas a la red limitando su aplicación en la grandes extensiones argentinas. Luego surgieron las alternativas que funcionan a batería, pero su recambio era engorroso hasta que llegamos a las versiones actuales que funcionan a base de energía solar.<br><br>En mi experiencia personal recuerdo los dolores de cabeza de mi cuñado sufriendo con las primeras implementaciones de esta tecnología, explicando a puesteros y peones el manejo de una tecnología completamente novedosa en su momento. Era un esfuerzo enorme de comunicación y capacitación. Como siempre ha sucedido, la adopción de nuevas tecnologías requiere de muchos años de aprendizaje y capacitación.<br><br>Hoy debemos reconocer que nuestro “boyero eléctrico” transformó profundamente la actividad ganadera haciendo mucho más eficiente el uso de los recursos forrajeros. Permitió aprovechar mejor los lotes consintiendo la convivencia de la agricultura con la ganadería y convirtiéndose en una herramienta imprescindible para el productor ganadero.<br><br>Una tecnología de uso habitual en los hogares promete ser la próxima revolución tecnológica y liberar a nuestros lotes de la rigidez del alambre: estoy hablando de las cercas virtuales.<br><br>Todos hemos experimentado seguramente la tranquilidad de caminar frente a un enorme Pitbull confiados en la combinación de un collar electrónico y un cable que aseguran nuestra integridad física. Este mismo concepto, la cerca virtual, promete revolucionar, una vez más, la producción ganadera.<br><br>La imaginación "es poder"<br>Imaginemos un campo sin alambrados, con la hacienda identificada con caravanas electrónicas munidas de tecnología Bluetooth y GPS capaces de proporcionarnos -ya no solo la ubicación del animal- sino su temperatura corporal y su estado de salud general.<br><br>Imaginemos que un pequeño porcentaje de estos animales tienen un collar electrónico capaz de emitir una señal cada vez que nuestro animal se aventura más allá de los límites predeterminados y que -además- funciona como una repetidora de wifi para enviar toda la información del rodeo en tiempo real a una estación que funciona como una puerta de entrada a internet.<br><br>Pues bien, podemos dejar de imaginarlo, y aunque parezca que estamos hablando de una película de ciencia ficción todo esto está pasando, por ejemplo, en Río Cuarto, Córdoba. Allí, un matrimonio emprendedor junto a su pequeño equipo imagina una ganadería sin límites de alambrados. Imaginemos nosotros ahora el impacto que ello podría tener en el medio ambiente, en la manera de optimizar los recursos forrajeros, y en el ahorro de recursos. Este verano los primeros ganaderos podrán comenzar a experimentar con esta tecnología.<br><br>Tal como sucedió en el pasado, no tengo dudas, que los productores argentinos seremos pioneros en la adopción de esta tecnología y sabremos sacarle el máximo provecho a la misma. Estoy seguro que de la misma manera que pasamos de aquellas barreras de 7 hilos a los “boyeros” de un alambre, próximamente veremos pastar libremente a nuestro ganado controlados mágicamente por una tecnología invisible. Siento una enorme curiosidad en saber cómo bautizarán esta tecnología los productores argentinos.<br><br>Fuente: https://www.clarin.com/rural/alambrado-ganaderia-aliado-fierro-ahora_0_UF8-um1F6.html

  • 2021-11-30

Fuertes pérdidas económicas en un actor clave de la ganadería
  • Fuertes pérdidas económicas en un actor clave de la ganadería

  • En el sector de los feedlots (engordadores a corral) alertan sobre quebrantos que llegan hasta 10.000 pesos por animal; pedido al Ministerio de Agricultura

  • Luego de subas y bajas en las últimas semanas de la hacienda en pie en el Mercado de Liniers, el panorama que atraviesan los engordadores vacunos es muy preocupante. Con precios de la invernada a más de $300 (el ternero), sumado a costos con ajustes inflacionarios de manera constante y un dólar oficial que se mueve lentamente, los “feedloteros” no tienen un buen pronóstico hacia adelante.<br><br>En este contexto, el presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), Juan Eiras, detalló las pérdidas en la actividad: ”Para la hacienda liviana se pierde por animal unos $5000, que por jaula pasan a ser $300.000. En tanto, para el animal más pesado esto aumenta hasta $10.000, que por jaula llega a más de $400.000, en pérdidas económicas”.<br><br>Vale recordar que, semanas atrás, en la plaza concentradora, la hacienda en pie había tenido importantes alzas que llevaron preocupación e inquietud al Gobierno por su inminente traslado al consumidor. Sin embargo, esa tendencia fue cambiando y los valores de las últimas ruedas bajaron, provocado por una menor presión en la demanda.<br><br>Eiras describió el escenario en el que se encontraba la actividad antes de la suba. “Veníamos mal y cuando la hacienda terminada comenzó a acomodarse en valores, la invernada tuvo un nuevo salto y volvió a desestabilizarse la actividad. Nos volvieron a correr el arco. Cuando comenzábamos a tener un escenario más favorable de venta, los terneros incrementaron su valor y de $250 se pasó a más de $300 el kilo. No es un número que cierra”, aseguró.<br><br>Explicó que desde hace tiempo la actividad maneja un número muy fino que, con solo un reacomodamiento de precios para diciembre, enero y febrero próximos que lleve al kilo vivo a $300 podría mejorar la situación actual.<br><br>“Esto directamente le pega a la productividad de carne en el mediano plazo porque se va a ver una producción menor, indefectiblemente”, dijo sobre la situación actual.<br><br>En este sentido, señaló que se “está comiendo hasta el pasto de las banquinas” en cuanto al sistema de producción para sostener engordes.<br><br>“Se va hacia un sistema mixto de ralentización de la producción y de retardo del ingreso a los corrales, con una mayor recría pastoril”, dijo.<br><br>En relación a la capacidad instalada de los feedlots, señaló que se está en un 55%, un piso para la época. La entidad que Eiras preside solo mide sus asociados, que son los más profesionalizados y eficientes.<br><br>“Fuera del circuito profesional se está en el 30% y muchos están totalmente parados. Otro dato llamativo es que de los profesionalizados, el 60% está en proceso de vaciado porque no llegan a reponer la mercadería que venden”, manifestó.<br><br>Según contó, los alrededor de 220 asociados tienen una capacidad de engorde de 1.100.000 animales pero que en la actualidad no alcanzan un total de 500.000 cabezas de todas categorías, tanto consumo interno como exportación.<br><br>En cuanto a los préstamos subsidiados por el Banco Nación (tasa del 25%, con un 5% subsidiada de tasa por la cartera de Agricultura), para aumentar la producción en el engorde a corral, señaló que fueron pocos asociados que tomaron el crédito.<br><br>“Se lo planteamos al ministro de Agricultura Julián Domínguez. El tema es que necesitamos ampliar el plazo de devolución de cuatro meses (120 días) y llevarlo a un año porque no termina de cerrarse un ciclo de engorde. Asimismo, elevar el importe máximo de otorgamiento de crédito: que de $10 millones pase al menos a $25 millones por cada establecimiento. El crédito es beneficioso pero no soluciona el problema, significan solo dos jaulas de hacienda”, afirmó.<br><br>Fuente: https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/ganaderia/fuertes-perdidas-economicas-en-un-actor-clave-de-la-ganaderia-nid29112021/

  • 2021-11-30

Carne: con menos volumen, la Argentina subió un lugar en el ranking de exportadores
  • Carne: con menos volumen, la Argentina subió un lugar en el ranking de exportadores

  • En octubre de 2020 ocupaba el quinto lugar y en 2021 para el mismo mes subió un puesto, aunque exportando un volumen menor. De un acumulado el año pasado hasta octubre de 731.237 toneladas pasó a 677.000 toneladas

  • Las exportaciones de carne argentina en octubre cayeron a 58.000 toneladas res con hueso, lo que significó un retroceso del 25% respecto de septiembre (78.000 toneladas) y 30% menos que las del mismo mes de 2020. En el acumulado del año sumaron 677.017 toneladas, un 8% menos que el mismo período del año pasado.<br><br>En el ranking de exportaciones, con datos de octubre, Brasil figura primero, a pesar del cierre de exportaciones hacia China (tras dos casos atípicos de vaca loca). Segundo quedó Estados Unidos y tercero India. El cuarto y quinto lugar lo vienen disputando la Argentina (677.017 toneladas) y Australia (660.000), ambos con tendencia a menores exportaciones. La Argentina, por limitaciones políticas, y Australia, por estar en una fase de retención y por problemas diplomáticos con China. Más atrás vienen Uruguay, Nueva Zelanda y Paraguay. (ver cuadro)<br><br>En 2020, la Argentina ocupaba el quinto lugar y en 2021 subió un puesto, pero exportando un volumen menor al del año pasado hasta octubre (677.000 toneladas vs. 731.237).<br><br>Las proyecciones de embarques para todo 2021 vienen bajando. En septiembre se esperaba llegar a un millón de toneladas, pero las exportaciones de octubre fueron menores a lo esperado y eso impactará en el volumen final anual.<br><br>Un cálculo preliminar indica que se podría llegar a 810.000 toneladas en todo 2021. La cifra resulta de considerar lo exportado realmente hasta octubre y estimar que en noviembre y diciembre se embarcará el equivalente al promedio de los últimos tres meses con datos. Claramente, la Argentina quedará lejos del millón de toneladas que se estimaba de manera optimista a principios de primavera, aproximadamente 100.000 toneladas por debajo de 2020.<br><br>El único consuelo es el aumento del precio internacional de la carne. En 2021, los precios FOB de octubre fueron 43% mayores respecto de octubre 2020. En tanto, el promedio de los 10 meses transcurridos de 2021 es 6% superior al 2020. Este factor compensará, en parte, lo que no se pudo vender debido a las restricciones impuestas por el Gobierno.<br><br>Fuente: https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/ganaderia/carne-con-menos-volumen-la-argentina-subio-un-lugar-en-el-ranking-de-exportadores-nid30112021/

  • 2021-11-30